Campo Diario – Mirar al cielo y al suelo: el desafío de achicar brechas en el poroto