Campo Diario – En 10 años, la genética bovina argentina ganó valor, tiempo y proyección como agronegocio